El lenguaje de la tristeza: por qué nos deprimimos

La depresión, como todo trastorno tiene factores biológicos, con los que nacemos, y factores ambientales, todas aquellas experiencias que vivimos desde que nacemos. Los estudios más recientes indican que la parte genética de la depresión es de un 35%, mientras que el 65 % restante es debido a factores ambientales. Hoy quiero reflexionar sobre por qué nos deprimimos y el especial lenguaje de la tristeza.


Por qué nos deprimimos ¿viene de serie o lo aprendemos?

La depresión es uno de los trastornos mentales más frecuentes en la población de los países desarrollados, por esto es una de las más estudiadas. Los estudios dicen que hasta un 35% de este trastorno es debido a causas genéticas, sin embargo las vivencias de cada persona tienen un peso mucho mayor.

Que tengamos “genes de la depresión” no significa que vayamos a tenerla, sino que somos más vulnerables a padecerla si nos ocurren vivencias dolorosas que si les ocurren a alguien que no los tiene.

La depresión, además, también incluye una serie de patrones emocionales, de pensamiento y de comportamiento que, más que heredarse a través de los genes, se aprenden. Así, si nuestro padre tiene depresión, es más fácil que nosotros también la desarrollemos porque aprendemos estos patrones de él.

Sin embargo, todo lo que se aprende también se puede desaprender. Así, a la pregunta de si la depresión “se cura”, la respuesta es que en la mayoría de casos, sí se puede curar, o mejorar considerablemente.

El lenguaje de la tristeza

Una relación que se enfría puede ser una pérdida, con lo que nos trae tristeza y puede hacer que nos deprimimos.
Una relación que se enfría puede ser una pérdida, con lo que nos trae tristeza y puede hacer que nos deprimimos.

Entonces, ¿qué determina que nos deprimamos o no? Hay ciertos eventos en la vida que pueden hacer que desarrollemos esta condición, por ejemplo la pérdida de un ser querido en un período crítico de nuestra vida; que aprendamos las habilidades sociales para socializar de forma satisfactoria, que tengamos el apoyo social que necesitamos, entre otros factores.

Sin embargo, cuando aparece la tristeza para quedarse, sin un motivo aparente, normalmente nos trae algún mensaje. Es lo que en inglés llaman una “wake up call”. La tristeza suele aparecer cuando perdemos algo o nos falta algo esencial, es una fase necesaria de la adaptación.

Yo no he perdido nada… entonces ¿por qué?

Una pérdida no siempre es evidente, a veces hay que buscar bien para darnos cuenta de qué es aquello que hemos perdido. Puede ser una ilusión, un derecho, algo que necesitamos, una relación social, etc.

A veces, la depresión aparece de repente, y cuando empezamos a indagar, nos podemos dar cuenta que nuestro trabajo ya no nos gusta, que nuestra pareja ya nos aporta felicidad, que no nos apetece quedar con los amigos… A simple vista no hay cambios, todo sigue igual. Sin embargo se ha perdido algo en esencia, se ha perdido la ilusión de trabajar o se han perdido las ganas de ver a la otra persona… esto son solamente algunos ejemplos, puede haber muchísimos, tantos como personas y cada uno debe indagar en sí mismo para encontrar qué es lo que debe cambiar para mejorar su situación emocional.

A veces, un@ se pierde a un@ mism@

Otras veces lo que perdemos es el propósito de vida, lo que queremos hacer. Perdemos la ilusión en general y empezamos a focalizar en lo negativo. Así, entramos en un bucle y cada vez sentimos más tristeza y frustración.

La tristeza va asociada al sentimiento de pérdida, de vacío.
La tristeza va asociada al sentimiento de pérdida, de vacío.

No siempre es fácil redescubrir la ilusión y saber lo que queremos. La educación que recibimos a menudo fomenta que nos preocupemos más por los demás que por nosotr@s mism@s. Nos enseñan a decir que no cuando queremos decir que sí y al revés. Nos dicen que tenemos que respetar a los demás y preocuparnos por nos demás, que tenemos que ser humildes y no mostrarnos orgullosos, etc.

Todo esto puede hacer que al final acabemos por no respetarnos a nosotr@s mism@s y acabamos dejando nuestras necesidades de lado. Aunque estemos acostumbrados a hacerlo, a veces llega un momento en que algo cambia y se convierte en un problema, aparece la depresión. En este momento se hace imprescindible aprender a escucharnos, aprender el lenguaje de la tristeza y descubrir por qué nos deprimimos.

Recuperar la ilusión a través del arte

Con la danza podemos facilitar la expresión de la tristeza, ya que usamos el lenguaje del cuerpo mismo.
Con la danza podemos facilitar la expresión de la tristeza, ya que usamos el lenguaje del cuerpo mismo.

Para empezar, lo más importante es validar las emociones y entenderlas. La tristeza, como decíamos, nos ayuda a procesar cambios y nos habla de aquello que nos importa y que necesitamos. Por eso es importante saber dónde está el problema para poder solucionarlo.

La escritura terapéutica es una gran forma de entendernos mejor y de descubrir qué nos está ocurriendo.

Las artes plásticas (dibujo, pintura, collage, arcilla), así como la danza, también son herramientas muy efectivas. Las emociones no siempre se pueden expresar en palabras porque tienen otro lenguaje. Las artes tienen un lenguaje más parecido al de la tristeza que la palabra, de modo que nos ayuda a entender mejor por qué nos deprimimos. Facilitan la expresión y reconocimiento de las emociones y nos permite pasar página. Además permite convertir esas emociones que no nos gustan en belleza, lo cual también nos ayuda a aceptarlas y transformarlas en ilusión.


Bibliografía

  • Goleman, Daniel (1996) Inteligencia emocional. Editorial Kairos: Barcelona.
  • Jorge Zentner, Marcelo Antoni (2013) Las cuatro emociones básicas. Herder editorial: Barcelona.
  • Maria Shadrina, Elena A. Bondarenko & Petr A. Slominsky. Genetics factors in major depression desease. Front Psychiatry, 2018: 9: 334.

 


Si te sientes deprimid@ últimamente y te gustaría que te acompañemos en esta fase para descubrir lo que necesitas, puedes solicitar una sesión en arteterapia en el siguiente enlace:

👋🏼 ¿Tienes pregunta? Puedes ponerte en contacto con nosotros o dejar un comentario abajo de este artículo.

Meritxell Via Rodríguez

Meritxell Via Rodríguez

Arteterapeuta, Psicóloga e Ilustradora. Acompaño a las personas en su proceso de crecimiento personal, ayudándo a recuperar la confianza en sí mism@s y hacer conscientes sus emociones para sacar el mejor partido de ell@s mism@s.

Deja una respuesta