Sensibilidad sonora: una herramienta contra la contaminación acústica

Una de las grandes adversidades de la actualidad es la enorme contaminación acústica que se vive día a día en las ciudades, quien no ha pensado en escapar a un lugar en el que pueda relajarse y disfrutar de la tranquilidad del silencio. Es ahí donde la sensibilidad sonora juega un papel importante para interactuar con el paisaje al que quieras transportarte, como unas montañas o el caminar del agua por la tierra.


A pesar de ello…

Murray Shafer, compositor pedagogo
Murray Shafer, compositor pedagogo

El ruido que nosotros percibimos podría ser otro recurso que teniendo las habilidades sensitivas necesarias lograríamos disfrutarlas, asumiendo una concepción mas amplia sobre el silencio (que en realidad no existe) es por esto que el ruido llega a ser subjetivo dependiendo de cada persona. Un compositor y pedagogo musical Canadiense Murray Schafer, comenta la importancia de la educación sonora y hace hincapié en el paisaje sonoro. La tolerancia que nos brinda el poder desarrollar la sensorialidad sonora mediante concientización de lo que se está sonando.

 

Hagamos un ejercicio sencillo de sensibilidad sonora

  • Cierra tus ojos por 10 segundos
  • Intenta escuchar tu respiración
  • Intenta contar las veces que inhalaste y exhalaste aire
  • Abre los ojos
Somos parte de una orquestra
Somos parte de una orquestra

Hasta antes que lo mencionara es muy probable que no lo tuvieses en cuenta. ¿Sabes cuántas veces respiraste en los 10 segundos del ejercicio?, tomando conciencia de esto tu sensibilidad sonora aumenta paulatinamente. Dar un par de segundos al día para escuchar la respiración es tan importante como alimentarse, puesto que es una actividad que se realiza toda la vida. Un patrón rítmico variable que nos acompaña hasta la muerte. E ahí una característica musical innata que es una potente herramienta para relajarte y para combatir un estrés por la contaminación acústica de las grandes ciudades.

Te has preguntado cuantas cosas están sonando en este momento, desde el sonido exteriores como el motor de los autos hasta los interiores como el latir del corazón. Estos llegan a ser una orquesta que siempre esta en movimiento y nosotros somos parte de ella.

Una vez conscientes de todos los planos sonoros que puedan surgir en la cotidianidad podríamos recrear el paisaje sonoro que más disfrutáramos o tolerar los que nos perturbasen, recuerda que escuchamos no solo con los oídos, sino con todo el cuerpo, puesto que, nuestro cuerpo vibra con cada sonido.


¿Quieres venir a soltar algunas tensiones y desarrollar tu creatividad con los sonidos? No dudes en contactarnos!

👋🏼 ¿Tienes pregunta? Puedes dejar un comentario abajo de este articulo.

Erik Ramirez Chambi

Erik Ramirez Chambi

Musico, especializado en pedagogía musical e investigación.

Deja un comentario