Ejercicios de Respiración Consciente para la Ansiedad y el Estrés

En esta publicación os presentaremos ejercicios para practicar distintos modos de respiración consciente con el fin de intentar superar sensaciones de angustia, ansiedad y estrés, propias del momento actual.  


El aislamiento y el estrés

Estamos inmersos en un estado de preocupación constante.

La situación actual de confinamiento y aislamiento social ha estado produciendo sensaciones de ansiedad, miedo, estrés, angustia y muchas otras emociones similares. Nos encontramos ante una pandemia que parece dominarnos, poniéndonos en constante riesgo de contaminación. El desenlace que vemos es, a menudo, relatos de personas agobiadas, ansiosas, insomnes y sin ganas, inmersas en un aburrimiento incesante.  

La importancia de los ejercicios de respiración

Muchos saben de la importancia que tiene respirar correctamente, pero pocos de hecho practican la respiración consciente como modo de aliviarse de síntomas de estrés y ansiedad. El objetivo de este escrito es presentaros algunos ejercicios prácticos de respiración consciente, que pueden llevar a diferentes estados físicos sumamente deseados. Para realizarlos, encuentra un lugar cómodo y silencioso en tu hogar, baja las luces e intenta crear un ambiente lo más tranquilo posible.  

3 ejercicios para quitarte la ansiedad

    1. Respiración abdominal: antes de empezar, coloca las manos sobre el vientre. Toma el aire profundamente por la nariz, mientras observa cómo la mano colocada sobre el abdomen se alza. Realiza una pequeña pausa y suelta el aire por la boca, lentamente. Puedes repetirla durante 5 a 10 minutos. Ese tipo de respiración es muy eficiente para tratar síntomas de estrés y ansiedad, por ejemplo.

    1. Respiración 4-7-8: se trata de una técnica creada por el profesor Andrew Weil para llevar el cuerpo al estado de relajación y sueño profundo. El ejercicio debe realizarse un par de veces al día, no más de 4 respiraciones seguidas. Tras un mes de práctica, puede repetirse hasta 8 respiraciones. Inhala el aire a través de la nariz por 4 segundos. Aguanta la respiración durante 7 segundos y espira completamente el aire durante 8 segundos. Repite la respiración cuatro veces.

    1. Respiración alternada: esa respiración puede ser utilizada en momentos en que se busque concentración, calma y balance para el cuerpo. Sin embargo, su práctica debe ser evitada antes de dormir, puesto que suele hacer con que uno se sienta energizado y despierto. Para hacerlo, tapa tu fosa nasal derecha con el pulgar, e inhala por la fosa descubierta. Tapa la fosa izquierda con el dedo índice y exhala por la fosa descubierta. Por la fosa que exhalaste, inhalas otra vez, y vuelve a empezar la alternancia de fosas nasales.

¡Una práctica potente!

La enfermedad es el grito que el cuerpo lanza cuando lo hemos venido ignorando repetidamente
Las prácticas de respiración pueden llevarnos a resultados sorprendentes.

Sí, la práctica de la respiración consciente es un ejercicio potente que puede llevarnos a estados de bienestar sorprendentes. A través de ella podemos evitar el uso de fármacos innecesarios e introducir hábitos más saludables en nuestra vida cotidiana. ¿Por qué no dais una oportunidad a la práctica y luego contadnos vuestras impresiones?    

 


 

¿Te gustaría conseguir un acompañamiento psicológico durante esta cuarenta?

👋🏼 ¿Tienes pregunta? Puedes ponerte en contacto con nosotros o dejar un comentario abajo de este articulo.

 

Carla GBianco

Carla GBianco

Psicóloga y psicoterapeuta clínica. Máster en Avances en la Clínica Psicoanalítica con niños y adolescentes (Universitat de Barcelona, 2019).

Deja una respuesta