Ejercicios pictóricos para activar el cuerpo

Nuestro cuerpo necesita moverse para sentirse vivo, por lo que es muy probable que los días de sedentarismo experimentemos cansancio, sintiéndonos apagados, sin mucho ánimo. A través del arte podemos activar todo nuestro cuerpo y despertar nuevas formas de creatividad. Por eso hoy te daré algunos ejercicios que implican todos nuestros sentidos y cuerpo, para que puedas expresarte sin limitaciones a través de herramientas tan necesarias en estos momentos, como lo es la pintura. Con estos ejercicios pictóricos para activar el cuerpo mejorarás tu expresión corporal de forma rápida y entretenida.


Hacer manualidades logra estamos similares a la meditación
Hacer manualidades logra estados similares a los de meditar

Normalmente, nuestro ser racional suele imponerse por sobre el emocional. Priorizamos el conocimiento intelectual y conceptual, por sobre el sensorial e intuitivo.  Debemos reconocer la existencia de un pensamiento sensitivo para, por medio del arte y la creatividad, abrirnos a nuevos métodos de enseñanza y aprendizaje que complementan y amplían la manera en que entendemos el mundo y, sobre todo, a nosotros mismo. 

“La pacificación del cuerpo crea una condición similar a la conciencia apagada que induce la televisión” (1)

En este sentido, el cuerpo debe ser un agente activo al momento de expresar ideas. Si te dijera que está comprobado que hacer manualidades logra estados similares a los de meditar, no dudarías en hacerlas. Y es que el trabajar con las manos nos traen al aquí y al ahora. Todos nuestros sentidos se disponen al momento presente y la mente logra niveles de concentración absoluto. Así, conocemos de manera directa los materiales y podemos explorar todas las posibilidades que este nos brinda. En conclusión, aprendemos haciendo.


El sentido de la vista 

“Cuan condicionadas por el ojo están las actividades del hombre” (2)

A la hora de crear, todos nuestros sentidos deben estar implicados.

En nuestra sociedad actual, la vista cumple un papel primordial a la hora de relacionarnos con el mundo. Nos quedamos con lo que vemos: todo es imagen, todo cumple unos estándares. Olvidamos que para conocer realmente, debemos recurrir a todos los sentidos. 

Y es que nunca tendremos un saber absoluto de las cosas si no tenemos un equilibrio sensorial a la hora de enfrentarnos a ellas. No sería lo mismo mirar un muro y entender su rugosidad si antes no lo hubiéramos tocado; tampoco comprenderíamos del todo la profundidad de un pozo sin oír el eco de nuestra voz en él; ni sería grato caminar por una calle si su aroma fuese desagradable, por más bella que esta pueda ser. 

Así mismo, a la hora de crear, debemos tener muy clara la importancia de todos los sentidos. Muchas veces dibujamos recurriendo a nuestra memoria, creemos que las cosas son de tal manera por la imagen que nos creamos en nuestra cabeza, pero ¿qué tan de cierto es? Debemos re-aprender el ejercicio de observación, así como el del olfato, gusto, tacto y audición. 

“(…) Hasta qué punto la vista ha sido un factor de primer orden en la evolución de los seres humanos. Nos encontramos en un pico de discriminación visual y dependemos absolutamente de ello, y no solo por lo que toca a nuestra capacidad de observación exterior sino también en cuanto se refiere a lo que podríamos llamar la mirada interior” (3), ósea, la imaginación. 

La importancia del juego 

Podríamos relacionar este tipo de expresión artística sensitiva con la actividad lúdica, en donde todos los sentidos se disponen para el acto de jugar. 

Y aunque normalmente relacionamos el juego con lo infantil, la verdad es que nunca dejamos de ser niños. Aunque por fuera nos mostremos como racionales y serios, el juego es algo intuitivo de todo ser humano: nos vuelve primitivos, olvidamos nuestro saber y simplemente nos dejamos llevar, espontáneamente.  

“El espíritu de la infancia también es el oasis de lo absurdo, del sin sentido, del otro lado del espejo. Y tengo la debilidad de creer que es ahí también donde se alimentan (…) los hombres que pretenden vivir bajo el control de la razón” (4)

Y a pesar de lo que algunos creen, se sabe que el juego es una de las principales herramientas a la hora de aprender, por ende, no quiere decir que al jugar no hacemos nada, sino que de manera inconsciente estamos adquiriendo nuevo conocimiento. 

Se trata entonces, de salirnos de nuestra zona de confort, de vivir sin limitaciones, explorando y dejándonos sorprender sobre aquello que descubrimos. Vivir consiste en romper el equilibrio, alimentando nuestra curiosidad: “asombrarse supone romper las rutinas, abandonar los conocimientos concebidos, las respuestas y las pretendidas evidencias” (5).

La pintura como una danza

Salirse de los soportes tradicionales y del 1:1 a la hora de crear, es un buen ejemplo sobre las prácticas artísticas que involucran el cuerpo y los sentidos. 

Gerhard Richter Painting – Official film

No es lo mismo pintar sobre un papel que sobre una pared. La ejecución de murales exige una implicación corporal absoluta, así como una respiración consciente. Esto saca a la pintura de su dimensión tradicional para convertirse en una pieza 3d en la que el cuerpo es el tercer elemento. Danzamos a la vez que pintamos. Nuestros brazos y piernas tienen una participación totalmente activa en el proceso de creación, aplicamos una fuerza diferente a la hora de arrastrar los pinceles por las distintas superficies. 

Si vemos la obra de Gerhard Richter, podemos comprender mejor esta idea. En el vídeo sobre su película, podemos ver cómo su pintura necesita de su cuerpo, ya no solo de su mano. La escala humana cambia, por lo que se toma distancia para ver el proceso y se mueve en compas de lo que se pinta. 

Ejercicios pictóricos corporales y sensitivos

Con estos sencillos ejercicios podrás poner en práctica tu imaginación desde los sentidos, implicando tu cuerpo como agente activo del acto creativo, para que así puedas expresarte sin límites.  

1. Pinta la música

Tu cuerpo experimenta lo desconocido por primera vez encontrando nuevas formas de crear
Tu cuerpo experimenta lo desconocido por primera vez encontrando nuevas formas de crear

Necesitarás una superficie amplia para intervenir: puede ser un rollo de papel, una tela, una caja en desuso o simplemente juntar varias hojas de papel hasta lograr un soporte mayor. Puedes pegarlo en el muro o en el suelo. La idea es que tu cuerpo se pueda expresar y mover libremente. Ahora elige la música: súbele el volumen a esa canción que te encanta y con la que te dan ganas de moverte sin tabúes. Raya, pinta, mancha. Con pinturas, con lápices, con lo que tengas. Te recomiendo ponerte una venda en los ojos: aumentará la experiencia y no te importará el resultado, disfrutando aún más del proceso. 

2. Experimenta con tu cuerpo

Un ejercicio simple que todos podemos hacer, es dibujar con partes de nuestro cuerpo que no acostumbramos: la mano no dominante, los pies, la boca, etc. ¡Practícalo! Puede resultar chistoso y soltarás algunas risas, pero eso es lo maravilloso de dejarse llevar y  liberarnos de aquello que muchas veces hacemos pensando en el resultado:

“espero que me quede bien”, “quiero que me salga bonito”

Lo interesante de este ejercicio es que tu cuerpo experimenta lo desconocido por primera vez encontrando nuevas formas de crear.

3. El baile de las siluetas 

Nuevamente sobre una superficie amplia, con la ayuda de alguien traza tu silueta en diferentes posiciones y sentidos. Conforma una “coreografía” y colorea entre las contra formas que han aparecido. También puedes probar proyectando tu propia sombra sobre el soporte. Esta es una manera de “congelar” el movimiento y ver físicamente las mil posibilidades que tiene tu cuerpo para expresarse.

 

4. Sinestesia

Interpreta a través del color sensaciones que te rodean: el olor de tu casa, el sabor de tu comida favorita, la textura del piso. Haz una composición pictórica a partir de ellos. Puedes jugar con la intensidad de cada uno aplicando diferentes fuerzas a los trazos, distintas saturaciones, etc, representando de esta manera tu mundo externo e interno.

 

(1) Pallasmaa, J. Habitar. 1 edición (2016)

(2) y (3) Bronowski, J. Los orígenes de la imaginación y el conocimiento. (1997)

(4) y (5) Droit, R. Volver a ser niños. 1 edición (2018)


 
¿Te gustaría conseguir un acompañamiento psicológico?

👋🏼 ¿Tienes pregunta? Puedes ponerte en contacto con nosotros o dejar un comentario abajo de este articulo.

 

Consuelo Coumerme Contreras

Consuelo Coumerme Contreras

Artista plástica, pintora y muralista. Magíster en diseño de espacios efímeros

Deja una respuesta