Artivismo: activismo basado en arte y emociones

Hay distintas formas de activismo, y son distintas las emociones que llevan a cada uno de ellos. Sin embargo, tienen mucho en común. Os presento una pequeña introducción de las emociones y sentimientos que quedan implicadas en los activismos en general, así como las necesidades que han surgido en los últimos años en estos colectivos. Algunas de estas necesidades han hecho surgir el artivismo, una nueva forma de activismo más basado en las emociones, y que usa el arte para generar consciencia social.


Activismos y activistas

Hoy en día son muchas las razones para cambiar el mundo. Desde la necesidad de acabar con las hambrunas o las guerras, o incluso con la esclavitud; de luchar por los derechos de los animales o por terminar con el calentamiento global; de una educación y sanidad pública dignas… Son tantas cosas que nos gustaría cambiar cuando lo pensamos que a veces se hace abrumador y lo dejamos estar…

Pero hay grupos de personas que sí creen en estos cambios y luchan por hacerlos posibles. Hay personas que son activistas de todo lo que pueden, y otros se adhieren a unas pocas causas que creen más importantes, pero todas las personas que deciden dedicarse a la lucha por el cambio tienen que tener muy claros sus objetivos. Aun así están sujetos a una serie de riesgos

¿Cómo se movilizan los activismos?

Generar emociones en el espectador es una parte importante del activismo
Generar emociones en el espectador es una parte importante del activismo

¿Qué es lo que lleva a alguien a decidir ser activista? Pues básicamente, lo mismo que nos lleva a tomar cualquier otra decisión: las emociones. Cuando se trata de movilizar las masas, las ONGs y los gobiernos saben bien qué emociones tienen que evocar para conseguir que las personas se impliquen.

Esperanza, miedo, culpa, vergüenza, humor, felicidad, compasión, amor, tristeza, rabia, envidia, empatía, pasión o frustración… son solo algunas de las emociones presentes en los activismos.

Seguro que al decirlas te han venido algunas imágenes de ONGs que buscan evocar estas emociones. Por ejemplo, ver niños desnutridos nos genera culpa y tristeza. A veces mostrar el dolor también puede ser una forma de buscar la empatía y la compasión para conseguir la actuación.

Otro ejemplo es el de generarnos miedo con discursos sobre cómo acabará el planeta cuando nuestros nietos crezcan para que nos impliquemos en reducir el calentamiento global y la contaminación.

Sin embargo, los estudios muestran que ni la culpa ni el miedo son efectivos por sí solos. Necesitamos algo más para movilizarnos: la esperanza. Por eso en los últimos años hemos visto más imágenes que nos muestran la recuperación de los niños desnutridos, o animales que viven felices en un nuevo hábitat limpio de plásticos.

Del mismo modo, los líderes activistas y las organizaciones buscan convertir los miedos y las inseguridades en indignación moral y rabia para conseguir que las personas actúen en su causa. Sin embargo, saben que expresar esta rabia con violencia y agresión en las protestas no es un método efectivo para movilizar sino que suele generar rechazo.

“Nuestro pensamiento moral consiste más en la racionalización que en la razón.” (2)

El papel del artivismo para evocar emociones

Actualmente ya llevamos muchos años de campañas para acabar con las injusticias, y cada vez surgen nuevos grupos que luchan por causas nuevas, de modo que los grupos de activistas tienen que buscar nuevas estrategias para captar la atención.

El artivismo surge de esta nueva necesidad. La fotografía artística, el video, los murales, o incluso el teatro o actuaciones improvisadas son algunas de las formas de arte que toma el artivismo para evocar emociones, a diferencia del activismo tradicional, basado en la palabra y la representación literal del problema.

Visibilizar las minorías a través del arte es una forma de artivismo que genera emociones positivas
Visibilizar las minorías a través del arte es una forma de artivismo que genera emociones positivas

Por ejemplo lo que decíamos de la rabia; la rabia es una emoción que genera rechazo en el espectador, es una emoción que está hecha para alejar al que la recibe. Pero esto cambia cuando se hace a través del arte. Expresar la rabia a través del arte es una forma de captivar al receptor y generar empatía en esa rabia, en lugar de rechazo.

Lo mismo pasa con las otras emociones, podemos evocar miedo o culpa con representaciones artísticas, pero el arte tiene un componente muy atractivo. A pesar de la emoción que evoquemos, hay otra emoción presente que es la admiración.

Es más fácil inspirar a otros cuando hay admiración. La posibilidad de inspirar a otros nos trae esperanza. Y las artes llevan esta condición per se.

Artivismo también para cuidar las emociones de los activistas

El peligro del burnout en los activistas

Tenemos la idea de que ser activista conlleva muchos sacrificios. Se necesita humildad y dejar de lado comodidades. Se necesita una gran fuerza de voluntad y mucha transparencia. Si bien esto es cierto tenemos que tener en cuenta que los activistas son personas como todo el mundo, también tienen emociones, tentaciones y necesidades que, a veces, tienen que escuchar sea cual sea su lucha.

Por eso es muy importante el autocuidado dentro de los grupos activistas. La imagen tan rígida y romantizada que tenemos, además de la dificultad de ir a contracorriente del sistema, genera una carga muy grande en las personas, causando burnout en muchas ocasiones.

El burnout es a menudo causado por el sobreesfuerzo, la sobrecarga o el trauma. El burnout puede llevar, en el mejor de los casos, a una crisis que permitirá a la persona dar espacio a una reflexión emocional y a enfocar el trabajo social de una forma más saludable.

“Quiero ser capaz de mantener mi sentimiento de esperanza y agudeza, así como mi energía, mi capacidad de pensar de forma fresca y actuar de forma flexible” (Marny, King 2005)

La necesidad de introducir una reflexión emocional en espacios de activismo se hace evidente y se habla cada vez más. Se abren espacios de co-consueling y se establecen, cada vez más, relaciones no jerárquicas en los grupos de activistas. En estos espacios nuevos que se abren se habla de emociones y se presentan herramientas de gestión y contención emocionales.

En estos espacios el arteterapia puede aportar muchos beneficios, además de aportar flexibilidad y creatividad a las formas de expresión tanto a nivel personal como a nivel colectivo. Pero ahora hablaremos más a nivel de colectivo.

El artivismo como forma de autocuidado de los colectivos

El artivismo, como hemos dicho, es una forma de activismo basado en el arte y las emociones. Además de conseguir adeptos a la causa y de expresar las causas de forma creativa y atractiva, es también una forma de que el colectivo se mantenga unido y sano.

Expresar las emociones a través de formas artísticas, como performances, bailes o música puede ayudar a las personas a vivir una acción tan pesada de otra forma. Ayuda a transformar emociones negativas en en alegría y diversión, lo que contrarresta la pesadez de la causa.

Hacer reuniones basadas en el arte y las emociones es importante para el bienestar psicológico en el activismo
Hacer reuniones basadas en el arte y las emociones es importante para el bienestar psicológico en el activismo

La carga de ser activista hace que haya personas que no se adhieran a las causas. También ocurre que personas que llevan años en una causa abandonen. Así, introducir las formas artísticas en este ámbito tiene muchos beneficios. La creatividad y la creación en grupo une a los individuos.

Como decíamos, los estudios indican que el factor social en los activismos es muy importante. Cuanto más implicada está la persona en una causa, más necesario es el sentimiento de pertenencia al grupo. Si no existe esta pertenencia al grupo y esta identificación con las personas de alrededor, más fácil es caer en depresión y sentir dudas personales que llevarán al abandono de la causa.


Por esto, si eres activista de cualquier causa, busca siempre grupos de apoyo que compartan tu causa, participa en actividades y busca formas creativas de reinventarte y de transmitir tus valores para mantener una mente sana y activa y no abandonar.

Existen tantas formas de hacer artivismo como formas de hacer arte. Encuentra la tuya vívela plenamente.


Bibliografía

  1. Gavin Brown & Jenny Pickerill. (2009) Space for emotion in the spaces of activism. Emotion Space and Society xxx 1-12.
  2. Harold A. Herzog, Lauren L. Golden. (2009) Moral emotion and social activism: the case of animal rights. Journal of social issues, 65(3); 485-198.

 


¿Te gustaría conseguir un acompañamiento psicológico con técnicas artísticas?

👋🏼 ¿Tienes pregunta? Puedes ponerte en contacto con nosotros o dejar un comentario abajo de este articulo.

Meritxell Via Rodríguez

Meritxell Via Rodríguez

Arteterapeuta, Psicóloga e Ilustradora. Acompaño a las personas en su proceso de crecimiento personal, ayudándo a recuperar la confianza en sí mism@s y hacer conscientes sus emociones para sacar el mejor partido de ell@s mism@s.

Deja un comentario